aristidesvara.com
seccion: Violencia
INDICE
...
   
   

Propuestas para el Protocolo Preliminar de Investigación
de la Primera Encuesta de Violencia Familiar
Perú 1999


En febrero de 1999, la Comisión de la Mujer del Congreso de la República organizó un Taller Internacional Metodológico, con participación de expositoras de países centro y sudamericanos y que contó con la asistencia de especialistas peruanos en el tema de Género. Dentro del marco de este taller, se puso sobre el tapete la necesidad de conocer oficialmente la realidad de la Violencia Familiar en el país y se discutió el diseño de la Primera Encuesta sobre Violencia Familiar en el Perú, 1999, a ser realizada por el Instituto de Estadística e Informática, INEI.

A continuación, presentamos las observaciones que la Asociación por la Defensa de las Minorías [ADM] hizo con relación al diseño metodológico de la mencionada encuesta.

CONTENIDO


Con respecto a las necesidades de información para la elaboración de Políticas Públicas en materia de Violencia Familiar

Los estudios citados se refieren básicamente a casos de violencia contra niños y adolescentes, pero no abordan casos de Violencia Cruzada. Por ello, nos preguntamos:

¿Qué pasa con los varones adultos víctimas de Violencia Familiar?

  • Numerosos estudios clínicos muestran mayor proporción de varones adultos que sufren problemas cardiovasculares lo cual suele estar asociado a cuadros de depresión y frustración.

  • El Departamento de Investigación y Epidemiología del Instituto Nacional de Salud Mental Honorio Delgado / Hideyo Noguchi afirma que los varones víctimas de Violencia Familiar piden tratamiento clínico sólo cuando presentan cuadros severos de neurosis y depresión.

  • La Encuesta Nacional de Victimización para Lima Metropolitana del INEI, del año 1997, reveló que -si comparamos las respuestas entre hombres y mujeres- son más los varones adultos que han sido víctimas de alguna forma de Violencia Física.

  • El Jefe del Programa de Salud Mental del Hospital Loayza sostuvo, en el Simposio organizado por la OPS sobre Violencia Familiar, realizado en 1998, que en los casos de Violencia Familiar existía una responsabilidad compartida entre hombres y mujeres.

  • Se suele afirmar que en los actos de agresión de mujeres hacia hombres, las esposas actúan en autodefensa. Sin embargo, en un estudio longitudinal con más de 430 mujeres golpeadas, Straus y Gelles encontraron que, en el 42.6% de las veces, el esposo era el que lanzaba el primer golpe, pero la esposa lo hacía el 52.7% de las veces. Ambos investigadores concluyeron que tanto hombres como mujeres tienen la misma posibilidad de lanzar el primer golpe durante los actos de Violencia Física. Estos datos se encuentran explicados en mayor detalle en la Encuesta Nacional de Violencia Familiar de USA del año 1990.

  • Los investigadores Gryl y Bird encontraron patrones similares (es decir, la misma probabilidad en hombres y mujeres de lanzar el primer golpe) en las relaciones de citas.

  • Finalmente, en Bolivia, la investigadora Caballero (1988) encontró que la madre es el origen de la mayor cantidad de actos de violencia contra los niños, lo cual nos revela un potencial agresivo que fácilmente puede trasladarse hacia su pareja, sea su esposo o conviviente.
Estos son los datos que se tienen de fuera. En el Perú no existen estudios longitudinales que permitan determinar si la mujer atacó al varón como una forma de autodefensa o si fue ella la que lanzó el primer golpe.

La única manera de asegurar una adecuada capacidad predictiva al Protocolo de Investigación, es que todos los grupos a estudiar (hombres y mujeres) estén representados en forma adecuada y uniforme.

Se debe evitar la sobrerrepresentación, ya que ello podría limitar la capacidad de generalizar los resultados.

Finalmente, para evitar que el "Enfoque de Género" sesgue la elaboración y diseño de la encuesta, como ha sucedido con la elaboración del presente protocolo, se recomienda replantear el horizonte de familia para que abarque a todos sus miembros (padre, madre e hijos).

Con respecto a los objetivos de la Encuesta Nacional de Violencia Familiar

Con respeto al objetivo general:

  • ¿Cómo se puede formular una adecuada Política Pública en materia de Violencia Familiar, sin incorporar el estudio de la violencia sobre todos los miembros de la familia? (Concretamente, sin incluir a los varones adultos.)
Con respeto al objetivo específico #1
  • ¿Cómo se puede determinar la magnitud de la violencia (física, sexual o psicológica) sin olvidar que la percepción de un hecho como violento es distinto en hombres y en mujeres?

    Más que pedir definiciones, habría que remitirse a hechos concretos, observables, delimitando lo que es y lo que no es violencia.

    Se recomienda incluir un Objetivo Específico adicional que determine por qué surge la violencia en el hombre, y que sea el mismo hombre el que explique por qué actuó de esa manera.

Con respecto a la Hipótesis

Se afirma que la mentalidad patriarcal es la que legitima los actos violentos en la familia.... pero, ¿hasta qué punto es más una falta de control de impulsos, tanto en hombres como en mujeres ?

Nuevamente, se debería preguntar a los hombres el por qué lo hacen, sobre todo si se supone que ellos son los generadores de violencia.

Con respeto a la revisión de los conceptos empleados

Violencia Sexual

  • Habría que delimitar, con mayor claridad, qué es y qué no es Violencia Sexual.

    ¿Hasta qué punto la mujer no propicia algunos hechos (a través del lenguaje corporal) y da un consentimiento implícito, y luego deslinda responsabilidades culpando a una de las partes involucradas?

    ¿Cuántas mujeres reconocerían públicamente que sintieron deseos de un contacto sexual, pero después se arrepintieron?

Violencia Psicológica

  • Se recomienda incluir el "chantaje sexual" de la mujer hacia el hombre: a través de la seducción, la mujer refuerza la necesidad sexual en el varón adulto y luego le niega lo que ella supuestamente le ofrecía.

    Es evidente que existe una necesidad sexual natural, en hombres y mujeres, siendo el matrimonio o la convivencia el lugar donde esta necesidad se expresa.

    Se ha encontrado evidencia de que una vida sexual sana, con una actitud positiva de la vida, une a la pareja y, por lo tanto, fortaleze a la familia.

    En ese sentido, es recomendable evaluar si una vida sexual insatisfactoria (incluyendo frigidez e impotencia) es una causa que precipita los actos de Violencia Familiar.

Con respeto a la Metodología empleada

Con relación a la Encuesta:

  • Se recomienda elaborar instrumentos diferenciados para hombres y mujeres.

Con relación a la cobertura temática:

  • Redefinir la operacionalización de la Violencia Sexual y Psicológica.
  • Incluir el item de Violencia contra los Varones Adultos.
  • Incorporar un item que identifique las causas de los estallidos violentos en el varón adulto.
  • Incluir un item que aborde los conflictos generados alrededor de la paternidad y maternidad. Concretamente, investigar la coerción a la paternidad/maternidad en adolescentes, hombres y mujeres.
    ¿No existe violencia al forzar a los adolescentes a contraer matrimonio por razones sociales ("el que dirán")?
    ¿Qué pasa con los adolescentes que procrean un hijo, pero donde otros (generalmente los padres) toman la decisión sobre su futuro?
    ¿Deben esperar hasta los 18 años para vivir una sexualidad sana y plena?

Con relación a las variables:

  • El fraseo de los ítemes es demasiado elaborado, hay que hacerlo más sencillo.
  • Existen ítemes que no discriminan adecuadamente, es conveniente reformularlos.
  • Se recomienda eliminar la duplicidad de los ítemes.

Con respecto a la revisión de los instrumentos de recolección

  • Se recomienda revisar los alcances y la posibilidad de aplicar las Escalas de Tácticas para los Conflictos (CTS, Conflict Tactics Scale). Contiene cinco escalas para medir la Violencia de Pareja:
    • Escala de Negociación.
    • Escala de Agresión Psicológica.
    • Escala de Asalto Físico.
    • Escala de Coerción Sexual.
    • Escala de Daño.
    Cada escala está compuesta por subescalas que permiten medir aspectos más específicos sobre la dimensión estudiada.

    Desde 1972, el CTS se ha usado en más de 80,000 participantes, en diferentes contextos culturales y se ha aplicado en más de 25 países. Por ello, se constituye en la herramienta transcultural de mayor validez a la fecha.

    Por otra parte, existen más de 400 investigaciones académicas que se basan en las Escalas de Tácticas para los Conflictos.

Recomendaciones finales

  • Elaborar encuestas separadas para hombres y mujeres.
  • Agrupar las variables en escalas para mejorar el tratamiento estadístico y poder aplicar tests paramétricos.
  • Trabajar el tema de la Violencia contra los Varones.
  • Evitar el sesgo metodológico en el diseño de la encuesta.


SERVICIOS Y CONTACTOS DEL SITIO